martes, 30 de octubre de 2007

Si lo encontráis interesante...

Publicado en el número 40 de la Revista Latina de Comunicación Social
La Laguna (Tenerife)


Información y conocimiento: nuevos desafíos de la educación

Ing. Daniel Hernández Jiménez (c)
Director de la Escuela de Ingeniería Electrónica de la Universidad Latina, San Pedro, Costa Rica.

"Saber cómo funciona una máquina de escribir no le convierte a usted en un escritor. Ahora que el conocimiento está ocupando el lugar del capital como fuerza motriz en todas las organizaciones del mundo, es demasiado fácil confundir los datos con el conocimiento y la tecnología de la información con la información". Drucker, P., citado por Hope, 1998: 81.

Viejos y nuevos desafíos de la educación latinoamericana
Con la finalización de un siglo de grandes contrastes y el advenimiento de uno nuevo, en el que se cifran grandes esperanzas y se prevén no pocos problemas, la cuestión educativa ha recobrado nuevos bríos y con este nuevo ímpetu ha surgido la necesidad de replantear cuando no renovar los sistemas educativos.
En el ámbito latinoamericano esto no ha sido menos cierto y no son pocos los esfuerzos orientados en este sentido, motivados por un afán de responder a los nuevos interrogantes, así como aquellos que aún no se han respondido o se les ha dado una respuesta parcial. Así lo expresa Benjamín Álvarez: «En pocos temas de política social se ha dado un acuerdo tan amplio a través del hemisferio americano como en torno a la necesidad de renovar -y en la mayor parte de los casos, reformar- los sistemas nacionales de educación. Con la esperanza de resolver problemas antiguos y de lograr una inserción definitiva en la sociedad global, los países de América Latina y el Caribe están promulgando nuevas políticas educativas...» (Álvarez, 1997: 1).
Lo educativo se presenta como el gran actor del siglo que recién iniciamos, pero como lo deja entrever Álvarez, América Latina debe enfrentar nuevos desafíos en este campo, cuando aún no ha superado los de los siglos precedentes: una cobertura universal, en la que los problemas de inserción, permanencia y pertinencia estén plenamente superados, cuando menos en lo que se refiere a educación básica, y enfrentar los desafíos de ese proceso amplio, contradictorio, heterogéneo, y para algunos inevitable, que se ha dado en llamar «globalización». Una escuela que llegue y eduque a los nuevos ciudadanos, que sin perder la identidad nacional, tengan conciencia que los nuevos límites son los de la «aldea global» y no solo no se vean superados, sino se transformen en gestores de la nueva dinámica de interdependencia en las esferas económica, política y cultural de este proceso de mundialización.
«Pero América Latina y el Caribe entran al siglo XXI con problemas del siglo XIX; así que nuestros sistemas educativos tienen ahora que responder a una doble exigencia. Acabar de cumplir la vieja promesa de la modernidad: una escuela efectivamente universal y efectivamente educadora. Y preparar nuestras sociedades para el desafío pluralista de la posmodernidad y para su integración exitosa a la «aldea global», caracterizada por industrias y procesos cuyos insumos críticos son la información y el talento creador» (Gómez, 1998: 33). En este párrafo, Gómez Buendía enlaza no solo las situaciones antes anotadas, sino que caracteriza los nuevos desafíos por unos insumos a sus procesos que califica de «críticos» y que particularmente resaltamos: la información y el talento creador.

Sociedad de la información
Vivimos una encrucijada histórica, magnificada por el cambio de milenio, un momento de crisis según muchos, que se vislumbra como el surgimiento de una nueva sociedad, la "sociedad de la información", denominación que se hace entre otras cosas por las facilidades de acceso, cada vez mayores, a datos de la más variada índole y por múltiples medios a una cantidad de personas, y con la potencialidad de afectar a las sociedades, como no ha habido parangón en la historia de los pueblos. Así, se ha llegado a afirmar: «La computación ya no se refiere a las computadoras, se refiere a la vida... con esta frase se ha querido hacer conciencia en que la revolución de la tecnología de la información está cambiando cualitativamente la manera de cómo aprendemos, cómo trabajamos, cómo nos entretenemos y en breve... cómo viviremos», Negroponte, N., citado por Doryan, 1994: 52.
Si bien es cierto que la transformación de nuestras vidas no está exclusivamente determinada por la anotada revolución en la tecnología de la información, sino que otras dimensiones del complejo social también dan su aporte: la economía, la religión, los intercambios culturales, el aumento de la población, las migraciones y los aspectos ecológicos, por mencionar algunas, no es menos cierto que la información y la tecnología asociada a ella tienen una importancia cada vez mayor. Así lo manifiesta Álvarez, quien subraya además otro aspecto de capital importancia, el conocimiento: «El comercio, la salud, el trabajo y el bienestar humano dependen de la inserción que tengan las personas y los países en la densa red de información y conocimiento que envuelve el mundo entero y que se encuentra en permanente renovación.» (Álvarez, 1997: 2). Como se puede notar, las más variadas facetas del desarrollo humano tienen hoy un aspecto imprescindible, que no se puede eludir y que lejos de convertirse en un obstáculo debe ser un vehículo que potencie las más sentidas aspiraciones de nuestros pueblos latinoamericanos, se debe posibilitar el acceso a las redes de información a todo ciudadano y se deben realizar esfuerzos para que esto sea así, como antes y ahora se hace lo propio para asegurar los diversos servicios fundamentales a las mayorías. Hoy, el acceso a la información debe estar a la par del acceso a la salud, el trabajo, la recreación, la vivienda digna y la educación.

La información y el conocimiento
Si es cierto que la información es una de las características de nuestra sociedad, y que vivimos en medio de una «revolución de la información», en la cual debemos ser actores, es procedente hacerse, entre otras, las siguientes preguntas: ¿Es la información conocimiento? y ¿Qué papel debe jugar la educación en general y la evaluación en particular?
Empezaremos respondiendo la primera de las preguntas planteadas. La información, los datos podríamos precisar, no son por sí mismos conocimiento, pues este demanda "esfuerzo, atención, rigor, voluntad" (Delords,1996: 30) en pocas palabras acción y reflexión humanas (construcción) para lograr "el poder o la capacidad de obtener los resultados que se aspiran…" (Druker y Toffler, citados por Huaylupo, 1998: 8).
El conocimiento, digámoslo en pocas palabras, es la aprehensión activa e interactiva de la realidad, actividad que no está desprovista de una caracterización axiológica y que tiene dimensiones históricas y sociales.
La información son datos que deben ser procesados para que su valor trascienda el de insumo parcial y quede establecida toda su significación: «Los datos expresan una parte de la realidad, pero ningún dato es la realidad, puesto que ella puede registrarse de múltiples maneras... Los datos poseen la significación que expresa la manera cómo se ha pretendido registrar la realidad. Por ello es muy importante conocer la significación implícita que tiene todo dato, como condición necesaria para su uso adecuado» (Huaylupo, 1998: 9).
No obstante su diferenciación, la información y el conocimiento forman un binomio muy cercano, en el que el acceso a la primera es condición necesaria, aunque no suficiente, para el segundo y ambos conceptos se constituyen hoy en elementos estratégicos, para la competitividad de las naciones, su democratización y desarrollo equitativo. Así lo manifiestan los ministros de Educación de los países iberoamericanos, reunidos en la VIII Conferencia de Educación, en la Declaración de Sintra: «... el ritmo del progreso científico y tecnológico y los desarrollos que están produciendo en las tecnologías de la información, configuran la hoy denominada «sociedad del conocimiento»... La información y el conocimiento cobran, en este contexto, un nuevo significado, tanto en los procesos productivos como en lo social y cultural, constituyéndose en elementos estratégicos.» (Declaración de Sintra, 1998: 1).

Educación e información
Dado por descontado que la información no es un fin en sí misma, sino que la cuestión clave es qué hacer con ella, para poder transformarla en conocimiento, estamos en condiciones de responder a la segunda interrogante, que apunta en, su primera parte, al papel que debe jugar la educación en el contexto señalado. Los planteamientos previos dan las pautas para ensayar una respuesta. Se subrayó, con anterioridad, la capacidad de logro de resultados esperados, como un indicador distintivo del conocimiento pero, ¿cuáles son estos resultados que se buscan?, ¿cuáles son los indicadores que evidencian conocimiento, en un mar de información? No son otros que, siguiendo las reflexiones de la comisión de la UNESCO presidida por Delors, conforman el marco referencial para lo educativo: La aprehensión de la realidad (conocer) y su transformación (hacer), el aprender a convivir en armonía y solidaridad (vivir juntos) y el aprender a realizar el proyecto de vida a partir del propio conocimiento (ser).
Es éste el papel que debe asumir la educación, constituirse el espacio principal en el que la información se transforma en conocimiento, empezando por establecer la distinción que caracteriza los dos constructos, y emplear la información, sobre todo en el volumen y variedad con que se cuenta hoy, como el insumo a partir del cual educadores y educandos den su aporte en la construcción del conocimiento y, por consiguiente, de una sociedad más justa, libre, responsable y solidaria.
«... la educación es el ámbito principal donde se concentra la transformación de la información en conocimiento y, por ello, debe ocupar un primer plano en las prioridades políticas de los países iberoamericanos, dada su innegable relación con el desarrollo económico y la competitividad; el fortalecimiento de la democracia y la integración social, la equidad y la igualdad de oportunidades.» (Declaración de Sintra, 1998: 1).
La educación debe favorecer la adquisición de la información como recurso para el conocimiento y, por lo tanto, oponerse a que ésta esté vedada para muchos, como nueva riqueza de pocos. Debe propiciar la actualización de la información, ser ella misma promotora y generadora de información relevante.
La educación debe emplear y gestionar la utilización de la información como los ladrillos del nuevo conocimiento, de una nueva sociedad, que supere los errores de la actual, potencie al máximo sus aciertos y construya los nuevos.
Si lo educativo se aboca a realizar esta transformación de la información en conocimiento, se estará aprovechando uno de los recursos más valiosos con que cuenta la sociedad de hoy.

Evaluación de la información
Pero, ¿cómo se transforma la información en conocimiento? La respuesta a este interrogante delinea el rol que debe jugar la evaluación. Esta transformación es un proceso de construcción humano, en el que se debe posibilitar la adquisición, selección, actualización y utilización de la información para el logro de los objetivos enunciados: conocer, hacer, convivir y ser. «Mientras la sociedad de la información se desarrolla y multiplica las posibilidades de acceso a los datos y a los hechos, la educación debe permitir que todos puedan aprovechar esta información, recabarla, seleccionarla, ordenarla, manejarla y utilizarla» (Delors, 1996: 23).
Como proceso de construcción humano, la educación debe ser reflexión y acción sobre la información para transformar la sociedad; esta reflexión conlleva un juicio de valor que fundamente la toma de decisiones, puesto que la abundancia de datos no es garantía de que estos estén en función de los más altos ideales y aspiraciones de nuestros pueblos.
Se debe propiciar la evaluación y selección inteligente de la información, discriminar lo sustantivo de lo superfluo, lo enriquecedor de lo alienante. Se debe procesar la información: «Navegar en la aldea global será una tarea que exige altos niveles de «inteligencia social» esto es, capacidad organizada del país para adaptarse a un mundo que cambia rápidamente, lo cual supone adquirir y procesar información sumamente compleja, para tomar decisiones que aseguren el aprovechamiento óptimo de cada coyuntura» (Gómez, 1998: 44).
El procesamiento de la información tiene las dimensiones de adquisición, discriminación, explicación, interpretación y utilización, cada una de las cuales contempla el componente evaluativo: se debe valorar los medios, formas y resultados de los procesos de acceso a la información. Se deben evaluar las explicaciones e interpretaciones que se hagan. Se debe contrastar con los propósitos educacionales la información recabada y debe evaluarse los resultados de la utilización de la información.
Si la información es el recurso por excelencia con que cuentan hoy las sociedades, su transformación en conocimiento es una tarea urgente y, por consiguiente, es menester evaluarla en todas las líneas del proceso, su valoración debe darse en los diferentes estratos educativos: en las aulas, en las instituciones y en los órganos rectores en materia educativa, para que efectivamente se constituya en insumo valioso para la formulación de una nueva sociedad.

Bibliografía
Álvarez, Benjamín. Contribución de la evaluación al aprendizaje de las naciones: http:// www.reduc.cl
Declaración de Sintra: VIII Conferencia Iberoamericana de Educación. (Sintra, Portugal, 9 y 10 de Julio de 1998): http:// www.oei./viiicie.htm.
Delors, J. Et al. ( 1996). La educación: encierra un tesoro. Informe de la comisión internacional sobre educación para el siglo XXI. Madrid, UNESCO-Santillana.
Doryan Garrón, E. Et al. Formación de educadores en la era de la geoinformación: En busca de identidad educativa hacia el 2005. En: Boletín Proyecto principal de educación en América Latina y el Caribe. UNESCO//1996//No. 41.
Gómez Buendía, H. (1998). Educación. La agenda del siglo XXI. Hacia un desarrollo humano PNUD. Bogotá. Tercer Mundo Editores.
Hope. J y Hope, T. (1998) Competir en la tercera ola: Los diez temas claves de la dirección en la era de la información. Barcelona. Gestión 2000.
Huaylupo Alcázar, J. La administración: ¿ciencia o técnica? La formación en administración, una expresión de la crisis universitaria. En: Revista Dirección General de Servicio Civil.// 998// No 7. San José.


FORMA DE CITAR ESTE TRABAJO DE LATINA EN BIBLIOGRAFÍAS:
Nombre del autor, 2001; título del texto, en Revista Latina de Comunicación Social, número 40, de abril de 2001, La Laguna (Tenerife), en la siguiente dirección telemática (URL):
http://www.ull.es/publicaciones/latina/2001/latina40abr/109danielcr.htm